Atención, Atención Sinfónico en Bellas Artes

Asistir a un concierto de la orquesta sinfónica es siempre una experiencia, pero cuando a ellos se unen los personajes favoritos de Atención, Atención se forma tremenda fiesta. El pasado fin de semana la Sala de Festivales del Centro de Bellas Artes de Santurce fue sede del concierto Atención, Atención Sinfónico dirigido por Helen González. Los niños llegaron disfrazados con camisas blancas, corbatas coloridas y las niñas con tutús rosados para disfrutar del espectáculo vestidos como Víctor y Clara.

Todo comenzó con la canción “Atención, Atención” y “Hoy descubrí.” Luego Clara presentó al público las distintas familias de instrumentos de la orquesta sinfónica y el rol de la directora. Entró a escena Cillo el Duendesillo porque resulta que este quería formar parte de la orquesta. En varias ocasiones trajo graciosos instrumentos como un zafacón y un “globófono” para unirse a la misma sin mucho éxito, pero con mucho humor.

Las siguientes canciones lo fueron “Avión que quería volar” y “Paketu me tata” para dar paso a un solo de fagot que dio la entrada a Johnny El Lagartijo. Los niños no se contuvieron y se levantaron de sus asientos para cantar y bailar “El Lagartijo.”  Luego entró el más esperado, el Sr. Sapo. Aquí Víctor invitó a dos niños del público a que cantaran la canción “Había un Sapo.” Igualmente, quiso que un padre cantara la canción. Fue entonces que subió a tarima un hombre llamado Ángel que la cantó como si fuera el aria de una ópera y en italiano dejando a todos muy impresionados. Esto era parte del espectáculo y la orquesta al final interpretó con mucha intensidad un extracto de la ópera Turandot de Giacomo Puccini.

Un travieso Mono Macaco se llevó la batuta de la directora y todo el elenco estuvo buscando quien podía dirigir la orquesta. Es por esto que Clara tocó flauta junto a un cuarteto de cuerdas para enseñarle a los niños como ese conjunto no necesitaba de un director. Luego del intermedio entraron todos los personajes para presentar al nuevo director de la orquesta, el Sr. Sapo, quien vestía un elegante gabán. Este dirigió perfectamente la Obertura William Tell de Giachino Rossini. En medio de la pieza todos los personajes salieron cargando caballitos de palo e hicieron una rueda bailando.

El concierto continuó con la presentación de “Saco la Manita” y una interesante canción llamada La “Sinfonía Inconclusa” que presentaba a distintos animales marinos tocando varios instrumentos de la orquesta, una pieza que sirve para perfectamente para ser añadido en la clase de música en un salón de clases. El travieso Cillo el Duendesillo formó un rumbón para que todo el público cantara a coro “Otra, Otra” por lo que cantaron y bailaron “Había un Sapo” por última vez.

Atención, Atención le brindó a todo el que asistió a sus tres funciones llenas a capacidad, un espectáculo único en su estilo. Los arreglos de orquesta y la integración de sus músicos y de su directora al espectáculo fueron excelentes. No tan solo tocaron más de 20 canciones de su extenso repertorio sino que educaron y le presentaron a un público infantil y a sus padres lo divertido que puede ser un concierto de orquesta sinfónica.